lunes, 4 de julio de 2011

Al borde de La Barranca. La Barranca 1 de Julio 2011

Una mirada me bastó para saber que esto no es un juego de niños...

Voilá Acoustique
1° Julio 2011





10:25 pm, primera llamada
11:45 pm, segunda llamada
11:00 pm … pudimos ver con vaso en mano a José Manuel Aguilera en medio de los telones color vino. Y la espera siguió… Postrados en el escenario estaban cuatro miembros, con gesto serio, queriendo ver y no a los ahí presentes. Los acordes de Hasta el fin del Mundo fueron quienes irrumpieron la quietud de La Barranca. Sin pausas, siguió Tal vez ni Dios e Indestructible, perteneciente a su última producción Piedad Ciudad donde ya el público empezó a cantar un poco más fuerte, pues en las cuerdas de su Stratocaster reverberó todo el universo…

Hubiera sido fenomenal escuchar a Cecilia Toussaint en los coros de Animal en Extinción, pero pues no todo en la vida se puede, la ejecución fue excelente de todas maneras, y el mensaje fue recibido “esa manía de levantar templo sobre otro templo”…

Ser un Destello, el inesperado El Síndrome, y las Sombras Chinas fueron las siguientes, en ésta última, una pequeña pantalla apareció detrás de ellos, con figuras extrañas. Mientras los recuerdos venían a mi mente, Corcel dio inicio, y las lágrimas intentaban hacer los suyo, pero no lo consiguieron.

Viento Rojo fue dedicado a todas las personas fallecidas durante la “guerra contra el narcotráfico” “Sopla un viento rojo que se incrusta entre tu piel” . Para calmar las aguas, vino un danzón, La fuga de Rubén, con una tremenda energía, tanto de la Barranca, como del público  (el público medio aguado pero en fin jaja)… vino un tema del Sr. Federico Fong, Ala de Cuervo y dio inicio la hora de la sufridera, empezando con Atroz, la historia terrorífica de Flecha, El Alacrán y una nueva versión de La Rosa…

Ya que uno se limpiaba las lágrimas, vino el estreno universal del video En el Fondo de Tus Sueños, ilustrado con el arte de Pedro Friedeberg, mismo que viene al interior del álbum que siguen promocionando (Piedad Ciudad). Al escuchar Zafiro es imposible no pensar en ella, en Rita Guerrero, y muchos la entonamos como el mismísimo Himno Nacional!... Posiblemente Imposible, Denzura y Día Negro fueron las últimas… antes del encore.


Regresaron al escenario los cuatro maestros para interpretar en tono de recuerdo y testamento Reptil, corrijo, testamento no, a manera si de recordatorio y la letra es clarísima “…es un reptil que se multiplica” “No vales nada si no formas parte de algún engranaje, no vales nada de día, no vales nada sin su protección en la noche, no vales nada de noche” y aun nos seguimos preguntando “De quién es la paz? De quién es la esperanza?”

Un Paraíso Elemental y la Lengua del Alma fueron ahora si los últimos temas de la noche… pero pasan los días y sigo sin escuchar la tercera llamada.






...no hay manera de huir de aqui, nadie puede salir de la barranca




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada