jueves, 7 de julio de 2011

Syd Barrett...Un Diamante Demente

Hace cinco años escribí esto que leeran a continuación... hoy se me ocurre recordarlo.


Un Diamante Demente...



…Come on your target, for faraway laughter,
come on your stranger, your legend, your martyr
and shine…


Quizá después del 7 de Julio del 2006, el tema Wish you were here, adquirió un sentido mas real tanto para los fans de Pink Floyd como para los propios miembros de la agrupación. Y es porque aquel día, Roger Keith Barrett, mejor conocido como Syd Barrett, abandonó éste universo para siempre, brilla ahora locamente como un diamante en la profundidad de otra dimensión, la cual no dudo que sea desconocida para él, tal vez en alguno de sus tantos viajes la visitó, le gustó tanto, que ahora anda por allá, quizá en un cielo que cambió por infierno, no lo sé.


Hace ya algún tiempo por poco abandonó la realidad para encerrarse en la esquizofrenia y el autismo, para tener contacto con algo desconocido y debrayar con ácidos y algunos otros alucinógenos, que bien, lo llevaron no a la perdición, sino a conocer la perfección de la demencia y de su propia imaginación, a su propio mundo, lleno de extravagancias y celebres personajes que solo vivían ahí, en su cabeza.

Le dio nombre a un todo que ahora bien podría ser la máxima inspiración para muchos, maestros y monstruos del rock, para otros tantos, solo eso, un buen grupo, pero mientras para los que creemos firmemente que son el grupo por excelencia, gracias a Syd el grupo quizá tomó otro rumbo, diferente al que tenía con la antigua alineación. Lo bautizó como Pink Floyd, lo hizo emerger del underground y creó una máquina hecha exclusivamente para hacernos volar y escapar un poco de las injurias que el mundo nos tiene preparadas, de las cuales, Syd no escapó. Nos regaló temas como See Emily Play así como Arnold Layne, también un álbum para abrir nuevas puertas The piper at the gates of down, aunque Barrett no lo hizo solo, Roger Waters, Rick Wright, Nick Mason y Bob Close en aquel momento, fueron y son parte fundamental, no solo para el disco, sino en los casi cuarenta años con los que cuenta la banda a pesar de la división que posteriormente sufriría el grupo. Después vinieron temas de A Saucerful of Secrets, junto vino la decadencia de la importante figura a finales de los 60's.

El mundo lo vio nacer el 6 de enero de 1946, a los 14 años vino la muerte de su padre, lo que le provocó un daño muy fuerte, quizá un daño cerebral… conoció a Waters en la pubertad y a David Gilmour en las épocas de la preparatoria, hubo una interesante retroalimentación entre ambos músicos, Gilmour le enseñaba técnicas, Syd las aprendía y las mejoraba, hacía suyos aquellos acordes recién concebidos por ambos, nunca, en ningún momento se vieron brillar en el futuro, Syd concediéndole un nombre y un principio emblemático a Pink Floyd, ni David ocupando el lugar de su antiguo amigo y mucho tiempo después, continuando con el proyecto y siendo el líder, nunca lo imaginaron así.

A Syd, después de severas pérdidas de memoria en plenas sesiones, los demás integrantes decidieron que alguien más debía ocupar su lugar, el espectáculo ya no era bueno con un líder desplomándose y desvaneciéndose en pleno escenario, mas cuando de alguna manera, todos dependían de él, así que optaron porque el amigo de Syd estuviera tocando al mismo tiempo. Un día Roger le llamó a Gilmour para invitarlo a tocar en lugar de Barrett, David aceptó y así, con el paso de los años, David fue pieza fundamental para el crecimiento de Pink Floyd en la era Post-Barrett.

El diamante en plena pérdida de lucidez, continuó su carrera siendo un solitario brillante, creó dos discos en 1970 The Madcap Laughs y Barrett, el primero, producido por antiguos colegas, David Gilmour y Roger Waters, junto con Malcom Jones y Peter Jenner, el cual contenía un poema de James Joyce "Golden Hair" al que Syd solo le añadió música, en el segundo álbum, colaboraron igualmente Gilmour y Richard Wright, ambos son buenos, pero se nota la austeridad que Barrett vivía en aquel momento. Existen 3 recopilaciones mas, The Peel Session, que se hizo para un show de la BBC, Opel, también de 1988, que contenía mas bien demos tomas alternas y material desconocido y Wouldn't you miss me? del 2001, que también recopila material de los ambas compilaciones. En 1992, se editó una caja para coleccionistas con el nombre Crazy Diamond, que contiene la obra completa de Barrett como solista.

Syd Barrett desapareció por un largo tiempo, corrían rumores a cerca de que había fallecido, que yacía en un manicomio y que se le habían practicado operaciones cerebrales, después se supo que vivía en casa con su madre, cuidándola, teniendo una vida alejada de todo lo que se llamara y le recordara a la banda, se dedicaba a pintar, tenía una enorme sensibilidad, de eso no hay duda, ya no era Syd, auque nunca dejo de serlo, se olvidaba y salía desnudo a la puerta, volvía a ser Syd, no es que fuera un actor, un personaje con doble papel, simplemente el desequilibrio mental no le permitía distinguir cuando estaba en el mundo exterior y el mundo interior, dentro de esa gran cabeza llena de luces que le recordaban los tiempos donde se presentaban detrás de resplandores, cuando tocaban Astronomy Domine, cuando los efectos cegaban a los espectadores, el mismo resplandor del ácido lisérgico que también lo cegó e hizo que nos abandonara en aquel entonces.

En 1975, después de que la agrupación arrasara con el álbum Dark Side of the Moon, en el 73', Pink Floyd se encontraba en los estudios Abbey Road, grabando Wish You Were Here, repentinamente tuvieron una visita, pero dudaron a cerca de quien era aquel hombre, demasiado obeso, totalmente rapado, sin cejas, tenían sospechas, pero no sabían a ciencia cierta quien era esa persona. Ellos continuaron grabando y probando la pieza Shine on you Crazy Diamond, hecha especialmente para Syd, la repetían una y otra vez, para obtener la mejor mezcla, hasta que el extraño personaje dijo:

-Para qué la repiten? ya la han escuchado una vez, así suena bien…
En ese momento, al parecer fue Richard el primero en reconocer a Syd Barrett, aun conservaba esa mirada, perdida, distante, tal vez los ojos de Wright se cristalizaron al ver que la imagen que ellos conservaban de Syd, no encajaba completamente con lo que él veía en ese instante, los demás Floyd's se dieron cuenta que Syd había escuchado el tema que habían hecho en homenaje a él, por el gran cariño que aun le guardaban, siempre estuvo mas presente en el recuerdo que en el grupo, el tema Wish You Were Here evoca cada vez la falta que hacía para ellos, y para todos nosotros. El emotivo álbum fue totalmente dedicado a Syd. Pero no era la primera vez que le fantasma de Syd los perseguía, en Dark Side of the Moon, en Brain Damage, es notable que desde el título hasta frases como "The lunatic is on the grass…" "There's someone in my head, but it's not me" eran piezas claves que nos llevan a recordar e imaginar a un enfermo mental, que probablemente podría ser Syd Barrett.

Alguien, a principios de los años 80, logró colarse a la casa de Syd para tener una entrevista con él, ahí se encontró con Roger Keith Barrett, el pintor, el que ya no quería que el fantasma floydiano lo rondase y que paseaba felizmente por ahí, como si fuera una persona común, como cualquier otra. Tiempo después se supo que se recuperaba poco a poco, que se encontraba medianamente bien, y subsistía de las regalías de la banda y así era su vida, austera, lejana, alejada de todo lo que lograba traerle no muy buenos recuerdos. Llegaron a correr rumores a cerca de que Syd había estado en el concierto de Hyde Park, "Live 8" en el 2005, disfrutando del reencuentro de Roger Waters con David Gilmour, Nick Mason y Richard Wrigth, donde Roger dedicó Wish you were here a los que no estuvieron allí, y por su puesto, a Syd Barrett, pero al parecer la presencia del Diamante Loco, solo eran rumores.

"Syd fue la luz que guió a la banda en el principio y deja un legado que continúa inspirando"…palabras que emanaron en un comunicado Gilmour, Mason, Waters y Wrigth, quienes tristemente rindieron tributo a su amigo recién fallecido.
Quizá no era necesario hablar de las virtudes de Barrett, pero es necesario dar a conocer a las nuevas generaciones y a aquellas que ya no lo son tanto pero desconocen el legado barretiano, que quizá sin él, no hubiera existido probablemente un David Bowie, la música de la psicodelia no hubiera sido el boom en su tiempo, mucho menos habría existido Pink Floyd, y sin ellos, quizá tampoco un Radiohead y un sin numero de bandas que hoy por hoy enriquecen la música y a nosotros mismos, sin ellos tendríamos una visión diferente del mundo, quizá no tendríamos capacidad para pensar y ampliar nuestros horizontes, para volar más allá de donde nuestros ojos pueden ver, qué se yo.

Solo resta desearle que descanse en la paz que siempre buscó, y recordar que mientras persista en nuestra memoria, no morirá, ah! ojala estuviera aquí, ojala hubiera estado ahí… nos espera, quizá, en el lado oscuro de la luna, a la que tanto le lloraba…yo no lo sé, pero sería algo mágico.



Descanse en paz Syd Barrett

(1946 - 2006)

Un diamante que brillará por siempre…
…en nuestra memoria


Lo pueden corroborar en www.myspace.com/cerdoalado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada